- BLOG -

Artículo

Porqué la discusión del salario debe ser la primera parte de la entrevista, no la última

4 julio, 2022

Tienes una entrevista de trabajo. Te gusta bastante el puesto. Pero no estás seguro de qué esperar en términos de salario.

 

Así que tomas valor en ambas manos y… ¡simplemente haces la pregunta!, y unos segundos después, ya sientes que has hecho algo mal.

El caso es que si mencionas el salario en la primera entrevista, puede dar la impresión de que el dinero es lo que más te motiva, muy por detrás de las misiones del puesto, los valores de la empresa o el éxito del proyecto. En cualquier caso, los reclutadores inevitablemente plantearán en algún momento la cuestión del salario, porque también es importante para ellos no perder tiempo con un candidato cuyas expectativas no estarían alineadas con el salario previsto para el puesto.

Estoy totalmente en desacuerdo con el concepto de que es un error preguntar sobre el salario al principio. No importa cuál sea la misión de la empresa, cuán flexibles sean o si me permitiría simplemente sentarme en una silla de cuero y dispensar sabiduría. No me interesa si no significa un requisito de salario mínimo.

Si las empresas atraen a sus  candidatos con una oferta baja, no valoran a sus empleados. (Sí, algunas personas están dispuestas a trabajar por menos para las organizaciones sin fines de lucro que apoyan, pero aun así, necesitan un nivel de salario mínimo para considerarlo).

La compensación es de las primeras preguntas que hago en una entrevista. Hay un buen número de organizaciones que esperan que el empleado trabaje para ellas de forma gratuita o con lo mínimo establecido por la ley. Entonces, en lugar de perder su tiempo y el mío hablando primero de otros detalles, hago la pregunta directa.

El salario es una razón necesaria pero no suficiente para firmar con alguien. Siempre debe ser la primera pregunta de selección que hace un solicitante de empleo. De lo contrario, solo se pierde el tiempo de los dos.