- BLOG -

Artículo

¿Por qué cambiar la rutina personal está lleno de beneficios?

9 marzo, 2022

¿Por qué cambiar la rutina personal está lleno de beneficios?

La rutina se define como una costumbre o hábito que se adquiere al repetir una misma tarea o actividad muchas veces y todos los días. Ser rutinario implica realizar actividades que con el tiempo se dan de manera casi automática y sin necesidad de utilizar el razonamiento.

A lo largo de nuestra vida, las personas experimentamos etapas en las que sentimos falta de inspiración y motivación. El aburrimiento, el cansancio y el estrés suman y de ésta forma nos hacer sentir que no se desempeñan acciones de valor ni en la vida personal ni en la laboral, lo cual provoca que esas acciones no se hagan de la mejor manera.

Muchas veces las personas viven en una rutina negativa y pocas veces pueden notarlo. Por eso, muchas personas muestran signos de desinterés e infelicidad.

La rutina tiene 2 enfoques distintos.

Un aspecto positivo de una rutina es que brinda seguridad y tranquilidad, tiene sentido, finalidad, el cerebro se adapta a ello y ayuda a ahorrar tiempo-energía mental puesto que es casi automático (en el quehacer diario personal), por lo tanto, el tiempo ganado puede invertirse en otras actividades como salir a dar un paseo con amigos o leer un libro, por ejemplo.

Por otro lado, el lado negativo de la rutina es que se dejan de desempeñar ciertas funciones cerebrales, y el cerebro requiere ejercitarse para prevenir demencias. Esto es debido a que, viviendo en una rutina por demasiado tiempo, se ponen en marcha los mismos circuitos neuronales haciéndolos más pasivos y desequilibrándolos; la rutina va de la mano con la apatía, lo aburrido y tedioso.

Al vivir en procesos rutinarios, también se ven afectadas la atención, la memoria, la creatividad, por lo tanto, el desempeño laboral.

Entonces, ¿cómo equilibrar todo esto?

Nos parece que lo más saludable para llevar una rutina positiva es realizando las actividades, pero de distintas maneras o estilos, es decir, evitar realizar las mismas actividades de igual manera todos los días.

5 ventajas de salir de la rutina.

  1. Es una oportunidad para introducir más cambios y salir de la zona de confort y no estar en un constante estado de pereza.
  2. Es posible comenzar a disfrutar de las actividades que están fuera de la rutina.
  3. Potenciamos la creatividad y la inspiración.
  4. Se motiva a avanzar- progresar, así evitamos sentirnos estancados y logramos visualizar nuevos objetivos.
  5. Recupera la pasión por lo que haces, por lo tanto, el estrés se reduce.

Y otro aspecto importante, al hacer cambios constantes en la rutina se logrará un sentimiento de bienestar con uno mismo. Nos sentiremos más motivados para afrontar cada día con una mejor actitud.

Ahora piensa para ti, ¿Qué harías distinto mañana?